¿Podemos pensar al Coaching cómo un Negocio?

Una perspectiva que nos desafía

Cuando hablamos de negocios solemos pensar en organizaciones con estructuras complejas, con una misión clara y objetivos y visiones bien definidas y parece que solo fuera incumbencia de ellos el crear futuro y utilizar estas definiciones.

La pregunta que nos podemos hacer los coaches es, ¿Yo, me percibo cómo un negocio, cómo un emprendimiento? ¿O sólo me veo cómo un profesional?

El primer paso para cambiar los resultados que estamos logrando cómo coaches es comenzar a entender que nuestra profesión es también un negocio o un emprendimiento. Entenderla de esa forma nos dará lugar a diseñar todo lo necesario para que funcione. Sino solo seremos personas que ofrecen conversaciones y talleres. Y eso no le hace justicia a lo que realmente ofrecemos y hacemos los coaches.

Ese es un paso que es importante dar, pero no es el más importante.

El paso más importante que tenemos que dar cómo Coaches es el de entender por qué y para qué quisiéramos realmente construir un negocio alrededor de nuestro Ser Coaches.

Llegar al fondo de la cuestión, comprendiendo desde dónde nace nuestro compromiso con el querer ser exitosos siendo coaches es el primer paso para empezar correctamente en el camino de crear un negocio de Coaching.

Entender el origen de nuestra intención de vivir del Coaching podría parecer sencillo. Pero no nos dejemos engañar. Llegar a encontrar lo que llamamos Misión es una tarea que no siempre se logra cómo desearíamos, sino que tiene muchos caminos que parecen ser el correcto y luego distinguimos que no.

Muchos Coaches podrían pensar que su Misión es servir a los demás y generar un impacto en la vida de las personas. Pero esta es sólo una parte de la ecuación.

Descubrir la verdadera razón por la que construir un negocio para vivir del coaching es el camino que te dará la motivación y el compromiso necesarios para el resto de los pasos.

Si no encontrásemos esa razón interna tan profunda, podríamos terminar coacheando gratis de por vida, y no es que esté mal, de hecho, muchos coaches lo hacen, pero si tu idea es vivir del coaching ese no es el camino.

Además, creemos firmemente que un servicio tan valioso cómo el coaching, que potencia a las personas, les devuelve su poder, les permite mejorar drásticamente su calidad de vida, un servicio tan valioso merece una recompensa igual de valiosa.

Más aún, si no cobrásemos por lo que hacemos, no estaríamos siquiera cuidándonos… ¿Y cómo pretenderemos asistir a un otro si no nos cuidamos?

Al buscar esta motivación, te invito a no pensar tanto en los demás, sino buscar la motivación interna que te mueve a querer ser Coach y vivir de esto.

Te comparto aquí una frase.

“Cuando no cuidamos de nosotros mismos, nos mostraremos descuidados al servir a un otro. Cuando te cuidas a vos mismo, empoderas a los otros a hacerlo por ellos.” Ajit Nawalkha

Entonces, tomarnos el trabajo de buscar esa Misión, ese propósito último, nos conectará con una energía increíble que trasciende toda circunstancia y nos permitirá sobreponernos a cualquier traspié.

Para construir esta base te puede interesar repasar un poco sobre Misión, Visión y Valores. Que son los ingredientes esenciales para un negocio exitoso.

¿Qué es la Misión?

La misión es aquello que nos mueve, es nuestro propósito en esta vida, es la respuesta a la pregunta ¿Para qué hago lo que hago? Tener en claro nuestra misión nos marcará un camino a seguir donde cualquier acción que hagamos tendrá como objetivo final llegar a eso. Por ejemplo, si pensamos en el caso de una empresa de limpieza podríamos pensar que su misión es limpiar, pero esa es una tarea, es un trabajo que cumplen para alcanzar la misión. Si nos quedáramos con eso, tendríamos una mirada a corto plazo, a un resultado llano, y la misión apunta a algo con mayor profundidad y sentido. La misión de una empresa de limpieza puede ser la de «crear ambientes agradables y propicios para trabajar productivamente y hacer sentir a la gente en casa».

La diferencia entre una misión y el trabajo a realizar reside en que una misma misión puede ser alcanzada de diferentes maneras y el trabajo ES una de esas maneras… Tener una misión clara permite a la empresa de limpieza quizás innovar en algo que aporte a la misión pero que no esté directamente relacionado con la limpieza. Por ejemplo, podrían comenzar a vender artículos de decoración a través de un modelo de suscripción mensual o con un sistema de puntos por horas trabajadas.

Si ya tenemos en claro nuestra misión, es muy importante ahora crear una visión.

¿Qué es la Visión?

La visión es aquel lugar, posición, situación donde queremos estar luego de un tiempo determinado. Es importante aclarar que las visiones por lo general son definidas con un tiempo ya que se busca poder medir el alcance o no de esa visión.

Un ejemplo siguiendo la línea de la empresa de limpieza puede ser, somos reconocidos por nuestra calidad profesional en el rubro limpieza de grandes empresas en el año 2020.

Si leemos esa visión veremos que está escrita en presente, y es así cómo debería ser escrita. Es en presente ya que la intención es que al leerla nos ubiquemos en situación y podamos imaginar cómo estamos actuando, con quiénes nos relacionamos, y hasta imaginar que cosas hicimos diferente para poder llegar a ese logro.

Lo bueno de las visiones es que pueden renovarse o cambiarse cuando vemos que no es para allí para donde nos gustaría ir, o quizás dado ciertos factores externos distinguimos que sería mejor cambiar el rumbo.

Más allá de todo esto, una vez que lo tenemos definido, no es lo mismo accionar en coherencia con nuestra Misión y yendo hacia nuestra visión aceptando tratos corruptos o incluso robando o estafando a nuestra competencia, que hacerlo desde un compromiso con la ética, el amor, el respeto y mucho más.

Entonces, ¿Qué son los valores?

Los Valores sirven para marcarnos el camino por el que elegimos ir y alertarnos cuando nos estamos alejando.

Son aquellos conceptos que sentimos que debemos defender, aquellas cosas que nos hacen decir cómo deberían hacerse las cosas. No es lo mismo tener el valor de la amistad que no tenerlo. En un caso, priorizaremos a nuestros amigos en algunas situaciones, y en el otro, por el contrario, no nos importará.

Entonces… ¿Qué diferencia hará en nosotros definir nuestra Misión, nuestras Visiones (podemos fijar varias) y nuestros Valores fundamentales?

Tendremos mayor motivación e incluso podremos levantarnos cuando alguien (otro o nosotros) o algo nos frustra, bajonea o golpea… Tendremos mucho más claro a dónde ir con una visión marcada, lo que nos permitirá tener una visión general del futuro y prever acciones posibles y con los valores sabremos cuáles son nuestros límites y con quiénes sí y con quienes no hacer negocios.

¿Qué esperas para definir tu Misión, Visión y Valores?

Por Alejandro G. Gómez y Gabriel A. Gómez

Ambos MCOP – Máster Coach Ontológico Profesional de nuestra institución. Directores del Postítulo DEP.

Si te interesa vivir del coaching y querés comprometerte con el desafío de crear tu propio negocio de coaching. A través del Postítulo DEP – Desarrollo Profesional cómo Coach – te podemos acompañar en ese proceso a través de nuestra formación acreditada por AACOP y FICOP.
Si querés saber más escribinos al 11 3499-3522 o a infoelacquilmes@gmail.com IG: @elacquilmes